Home l Site map l Contacto
 
 

El gas natural licuado (GNL) es gas (metano) que ha sido procesado y enfriado, lo que reduce su volumen 600 veces, para ser transportado en forma líquida por medio de buques llamados metaneros. Por lo general, el transporte se realiza desde países que cuentan con importantes reservas de excedentes a países que carecen de yacimientos o bien que precisan fuentes de energía adicionales para cubrir su demanda interna.

Los derrames de GNL se disipan en el aire y no contaminan el suelo ni el agua. Como combustible vehicular, reduce las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx ) en un 70%, y las emisiones de CO2 se reducen en un 40 por ciento. Los procesos de producción y transporte, así como la planta de proceso, están diseñados para evitar fugas y prevenir incendios; es el caso de los sistemas de transferencia de GNL de y hacia los barcos, envío o revaporización (o regasificación) de GNL.
En Argentina hay dos puntos de regasificación de GNL. Uno en el puerto de Bahía Blanca, que inyecta en el sistema de la transportadora TGS y el otro en el Puerto de Escobar, de la localidad homónima, provincia de Buenos Aires, que inyecta en el sistema de la transportadora TGN.